“Enanos”, “Tueresunamierda” y “Nomecuentestusproblemas”

A cada uno le duele lo suyo. Estoy harta de escuchar esta frase. La odio. Es más, me niego a pensar que sea cierta. Está claro que a nadie le va a doler como a mí si me echan del trabajo, si pierdo a un ser querido o si mi hijo enferma. Pero estoy convencida de que muchas personas que me quieren compartirán mi dolor, aunque evidentemente ese dolor no alcance ni por asomo el mismo nivel que el mío.

A lo largo de mi vida, he conocido a toda clase de personas. Sensibles e insensibles, inteligentes y gilipollas, buenas y malas. Siempre me engañan las primeras impresiones y, así, he permanecido al lado de personas despreciables más tiempo del que hubiera sido preciso. Pero, eso sí, cuando después de reiteradas ocasiones me tocan las narices (alguna vez sólo necesité un golpe de gracia) las aparto de mi vida todo lo que puedo.

Si es necesario, intento tener un trato cordial. Hola, adiós, buenos días,… y poco más. Si tengo la bendita suerte de que el hablar o no hablar a esas personas no me va a ocasionar mayores trastornos, no les vuelvo a dirigir la palabra. Esto último, por desgracia, me ha ocurrido pocas veces. Casi siempre tengo que tragarme la rabia, esbozar una ligera sonrisa y sacar a relucir todo el cinismo que me queda dentro cuando me cruzo con estas “asquerosidades”, por llamarlas de alguna manera.

Tengo la suerte de conocer a muchas personas buenas. Pero, como todo hijo de vecino, también las he conocido malas, mezquinas y ruines. Menos, pero de gran nivel. Para mí hay tres clases de malos y malas: los “enanos” o “enanas”; los “túeresunamierda” y, los peores, los “nomecuentestusproblemas”.

Los primeros, los “enanos”, son personas que tienen un gran complejo de inferioridad. Se convierten en seres repelentes ante aquellas personas que creen que les pueden quitar algo, bien sea protagonismo, un puesto de trabajo, o una novia o novio. Son capaces de ir a escondidas a hablar con un jefe para poner a parir a un compañero que suponga un “peligro”. Sí, son esos que se meten en los despachos con muy malas intenciones. Existe una subclase, de la cual he tenido el disgusto de conocer a algunos especímenes, se trata de hombres que su complejo de inferioridad les lleva a portarse como auténticos cerdos con sus parejas. Supongo que también habrá mujeres.

Los “tueresunamierda” son muy divertidos. Creen que están por encima del bien y del mal, que son superdotados y que los demás o, casi todos los demás, somos una mierda porque nuestro nivel de inteligencia no alcanza a la de ellos. Por eso no merecemos su atención y, si la merecemos, es sólo para tratar de humillarnos. Te meas de la risa con ellos y ellas. Son muy graciosos, pero graciosos por lo ridículos que son. En realidad, son idiotas en el más amplio sentido de la palabra y con todas sus connotaciones. Son como los que se creen graciosos y no tienen ni pizca de gracia. Vamos, patéticos.

Los “nomecuentestusproblemas” son personas a las que la frase “a cada uno le duele lo suyo” les va como anillo al dedo. No tienen empatía. Son incapaces de ponerse en el lugar del que sufre. No quieren problemas y no entienden las preocupaciones de los demás. Son los que huyen cuando les pides ayuda o los que aseguran que quien se deprime, tiene ansiedad o anorexia es porque quiere. Por poner un ejemplo, pueden entender que llores porque te has roto una pierna pero no porque tu cerebro no segrege serotina.
Mi consejo es huir de todos estos seres repugnantes, pero especialmente de los últimos si eres una persona que, por desgracia, tienes tendencia a padecer algún mal que no sea físico. Vamos, si eres de esas personas que, de vez en cuando, se muestran vulnerables y tienen, por decirlo de alguna manera, algún desequilibrio emocional. 

Quizás haya “nomecuentestusproblemas” en tu entorno más próximo, pueden ser padres, hermanos, pareja, etc… Si puedes huye y, si no te queda más remedio, jamás les pidas ayuda y menos intentes explicarles qué es lo que te ocurre y cuáles son los síntomas. Acabarán de hundirte.
Anuncios

3 comentarios en ““Enanos”, “Tueresunamierda” y “Nomecuentestusproblemas”

  1. que cierto lo que dices, y no falta el que cree que si estás con depre o ansiedad es por gusto!, y que se frustran porque con sus palabras no mejoras, menudo lío se arma en nuestra mente que tiene suficiente con hacernos trizas la razón.

    Me gusta

  2. Este tipo de personas creen que estás deprimida o sufres ansiedad porque te da la gana, ahora sí, ahora no. No se dan cuenta de que es algo completamente involuntario contra lo que no puedes luchar. Nadie quiere estar enfermo. Y, cuando encima, te hacen responsable de tu enfermedad, te hacen sentir mucho peor.
    Además son personas que confunden la tristeza con la depresión y las crisis de ansiedad con estar nerviosa. No tienen ni idea.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s