La llamada de la Madre Naturaleza

No me gusta hablar del parto. Más que nada porque para mí fue algo traumático, muy doloroso y que prefiero no recordar. Ya lo sabéis. Pero los últimos acontecimientos me obligan a reflexionar, de nuevo, sobre este tema. Y, en este caso, a dejar de lado la vena humorística que pretendo darle a mis post.

Esta semana ha muerto una de las activistas defensoras del parto en casa. Caroline Lowell, de 36 años, falleció por un paro cardíaco mientras daba a luz a su segunda hija. Esta mujer, australiana de Melbourne, fue trasladada al hospital. Sin embargo, el personal médico ya no pudo hacer nada. Su filosofía de vida le ha llevado a acabar de la peor manera.

Lejos de replantearse la idoneidad de esta práctica, sus defensoras realizan afirmaciones del tipo de que el porcentaje de muertes en hospitales es similar al de los alumbramientos en el hogar. Y yo, que perdonen porque respeto todas las opiniones aunque no las comparta, estoy convencida de que si Caroline hubiera parido en un centro médico, no hubiera muerto. Quizás esté equivocada.

La necesidad de intimidad de la parturienta, la “llamada de la Naturaleza”, no es algo nuevo. Puedo afirmar que, mientras yo alumbraba a mi hijo, sentía un impulso de correr, esconderme, ponerme en cuclillas y parir en soledad. Los gritos de: “tú puedes”, “ánimo”, “una vez más”, “ya está”, “valiente”,… eran como un martillo golpeándome la cabeza y que me estaba tocando las narices hasta límites insospechados.

Las mujeres amahuacas (tribú ubicada en Brasil y Perú) se adentran en la selva para dar a luz, y es frecuente, si la madre estima que ya tiene suficiente descendencia, que se deshaga del nuevo miembro de la familia. Esto sucede en mayor medida si la criatura es niña, “ya que son menos útiles para el trabajo que los varones” (vaya, qué casualidad, ¿no? En fin…).

Con lo cual, no estamos descubriendo América… Esa necesidad de intimidad y de tranquilidad, de estar a solas con tu cuerpo, con la Naturaleza y con tu naturaleza no es nada nuevo.

Sin embargo, todas y todos, conocemos las historias que nos cuentan nuestras abuelas. Mujeres y bebés que morían en el parto o que quedaban con secuelas irreversibles y de gravísimas consecuencias. Los avances médicos han evitado tantísimos dramas.

Si yo hubiera dado a luz en mi casa, estoy segura de que que ni yo ni mi hijo estaríamos aquí para contarlo. Después de cinco largas horas que duró mi período de expulsión, ni mi bebé ni yo podíamos más. La ginécologa tuvo que emplear una ventosa para la extracción. Del dolor ya he hablado largo y tendido.

Si yo fuera rica, quizás hubiera contratado los servicios de un equipo médico para dar a luz en mi casa o habría ido a la mejor clínica privada del mundo, como Penélope Cruz o Victoria Beckham. Pero yo soy una españolita de a pie, de la clase media (tirando a baja en los tiempos que corren) y ya me parecería demasiado pedirle a la Sanidad Pública que me facilitará el parto en la intimidad de mi hogar, con matrona, ginecóloga y utensilios necesarios. Mi única aspiración, la más ambiciosa pero `perfectamente factible, era la epidural. Y ni siquiera esa pudo ser.

¿Qué queréis que os diga? La decisión de Caroline me parece una locura. Una locura romántica, preciosa,… pero una locura muy arriesgada. Demasiado.

Descanse en Paz, Caroline.

Anuncios

2 comentarios en “La llamada de la Madre Naturaleza

  1. Hola Marta:
    Enhorabuena por tu blog. Coincido bastante en lo que dices en este hilo. Creo que en estas tendencias de partos naturales (en casa, bajo el agua, etc) hay un punto de partida que no comparto. El protagonista del parto es el bebé, y no la madre. Lo importante es que esté bien atendido, y si hay problemas mejor en un hospital. Yo añado público, por convencimiento.

    Me gusta

    1. Muchas gracias, Concha. A veces, nos olvidamos que el parto es un riesgo tanto para la madre como para el bebé. Yo, la verdad, no entiendo esta manera de querer darle la espalda a los avances médicos. Es mucho más fácil solucionar una complicación en un hospital que en casa, pero esta corriente está muy extendida. Y yo tampoco lo entiendo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s