Otra noche más…

El bichi lleva ya un mes disfrutando de la más amplia variedad y surtido de virus, catarros, mocos, toses, de la seca y de la expectorante… Incluso se ha tomado la libertad de contagiar a su mamá, esta que os escribe, que estuvo quince días sosteniéndose y deambulando por ahí como una zombi, moqueando y tosiendo, tosiendo y moqueando.

Y sigue,… Hoy vuelta a la pediatra. Esta vez, el bichi tiene afonía, cosa que no me extraña lo más mínimo.

Mis vecinos tienen que estar hasta el moño y más arriba del repertorio de gritos, quejas y lloros del bichi. Y qué os voy a contar que no hayáis experimentado en vuestras propias carnes. Los papis, es decir esta menda y su marido, ya no saben lo que es dormir dos horas seguidas.

Hoy, a las cuatro de la mañana, ya me rendí ante la evidencia. No iba a dormir y el día  de hoy iba a ser lo más parecido a aquellos que empalmaba la fiesta con las clases o con el trabajo. De esos días en los que te pican los ojos y te mueves por inercia, con un cansancio que te obliga a arrastrar los pies, como si cada uno pesara 40 kilos.

Llevamos así una semana. Que digo una semana, un mes.

Hoy le voy a implorar a la pediatra que me dé algo para curar a mi hijo y, de paso, a sus papis.

Bendita paciencia.

Anuncios

8 comentarios en “Otra noche más…

  1. Criar un hijo es el esfuerzo mas grande de nuestras vidas aun que se les quiere por la vida, un medico me dijo hoy, que me dejo descolocada, que había hecho una labor muy buena ” ya que mi hija fue prematura nació con 1.910 gramos” pero me dijo que no me “”olvidase de ser feliz””. sabias palabras del Dr. carrera.
    Al final se obsesiona uno con que no les pase, que no se caigan, que no…que no…… y los niños son asín tienen que inmunizarse como nos paso a nosotros anteriormente es ahora cuando uno es madre o padre que se valora el trabajo de nuestros padres por criarnos hasta hacernos mayores y es el día de hoy que siempre tenemos que contar con ellos.

    Que paséis un buen día. saludos. mary.

    Me gusta

    1. Muchas gracias, Mary. La verdad es que lo peor es la impotencia por no poder aliviarle su dolor. Es terrible. Eso es mucho peor que no dormir.

      Me gusta

  2. En mi caso, por suerte, todavía no he tenido que vivir una situación así, la Nenita tiene 4 meses y medio y aún no se ha cogido ni gripe ni resfriado, pero ya llegará, ya…

    Respecto a los vecinos, y con todos mis respetos, que les den! jajajaja Es broma, pero lo que quiero decir es que cuando se tiene niños pequeños, es lo que hay, tampoco vas a tener que disculparte y ellos deberían ser (más o menos) comprensivos. Otra cosa muy distinta sería si tu hijo ya está más crecidito y es un poco trasto…

    Espero que os mejoréis tanto el bichi como tú y el papá! 😉

    Me gusta

  3. Yo no soy madre pero espero que me permitais dar mi punto de vista. Trabajo con un montón de mujeres en edad de procrear y la gran mayoría tiene hijos desde los 0 hasta los 4 años. Ya me se que cuando una de mis compañeras moquea, es porque su vástago lo lleva haciendo dos o tres días. Además, siempre se curan antes los pequeñines/as que las mamás.
    En cuanto a lo de los vecinos, os hablaré como la parte contaria. Es decir, yo soy la vecina que en la pared de al lado tiene un pequeñajo de diez meses y además es bastante llorón. Pero eso no me importa, y así se lo digo a la madre cada vez que la pobre me dice que seguro que oigo llorar al niño. ¡Claro que lo oigo!, pero el pobre no tiene otra forma de expresarse. Lo que también le he dicho, y aprovecho para deciroslo a todas vosotras/os, padres y madres del mundo…..: Cuando los niños crecen, hay que “domesticarlos” para que sepan convivir en armonía con los sufridos vecinos. A mi de pequeña no me dejaban gritar en casa, ni correr, ni ser una cafre cuando salía a jugar a la calle. Tenía que respetar a los demás sobre todo si eran adultos, no podía jugar al balón al lado de los coches de los vecinos… en fin, una serie de cosas que seguro que los padres/madres de los niños actuales tampoco podían hacer cuando ellos lo eran. Por favor, acordaros de cómo os educaron vuestros padres y lo sanos que habeis crecido, sin sentiros frustrados ni traumatizados ni nada de esas cosas que se supone que les va a pasar a nuestra querida juventud futura si no se les deja hacer lo que les da la gana con la excusa de que “son niños”….
    Y qué decir cuando estás en un bar y los padres dejan a los niños “sueltos” para que no les molesten mientras toman algo tranquilamente. Queridos padres, yo también tengo derecho a estar a gusto tomando algo, sin aguantar gritos de hijos ajenos, ni golpes en las sillas por niños que pasan corriendo…
    Gracias en nombre de todos los que sufrimos los hijos de los demás y aunque alguno (más de uno, seguro) lo piense, no estamos amargados.

    Me gusta

  4. Muchas gracias por tu comentario. Tienes toda la razón porque a mí antes de ser madre también me pasaba lo mismo. Y además era de las que el lloro de un bebé me parecía lo más irritante que se puede soportar.
    Lo sufrí en mi antigua casa. El niño de los vecinos no paraba de llorar. El pobrecito estaba malito, pero yo tampoco podía dormir…
    Y qué decir de los viajes en avión, en tren, … cuando un bebé se pone a llorar.
    Ahora entiendo a los sufridos papás y mamás porque además, no sé que pasa, pero cuanto más intentas calmarlos, más gritan. Y si les dejan que se cansen para callar, aún tardan un rato.
    Esas situaciones te obligan muchas veces a ceder ante sus exigencias. Si estamos en un restaurante y mi hijo no quiere comer, no come. Sólo por no molestar a los demás.
    Mi marido y yo hemos tomado esa determinación porque, si no, ya tenemos el espectáculo garantizado.

    Me gusta

    1. Gracias a ti por darme la oportunidad de explicar el punto de vista del resto del mundo que no tenemos hijos. Los niños me gustan, no cabe duda, pero estamos en un momento en que los padres por el trabajo, por desdén o no se bien por qué, en muchos casos dan demasiada libertad a los niños. Así, cuando son adolescentes pegan a los profesores. Si me lo cuentan cuando yo tenía 12 años, pienso que quien me lo cuente está de coña. Tu me conoces, soy Elena, desde Valladolid, y creo que sabes que ni soy una amargada, ni estoy en contra de los niños, ni tengo 120 años. Solamente expreso algo que creo que no soy la única que lo piensa y creo que si tuviese hijos, pensaría igual. Siempre he pensado que hay que respetar al resto del mundo si quieres que los demás te respeten a ti.

      Me gusta

  5. Completamente de acuerdo contigo. Falta mucha disciplina. Y la disciplina no tiene nada que ver con el amor que le das a tu hijo. El marcarle una disciplina es amarle.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s