Fornela, un ‘kitkat’ en medio del ‘apocalipsis’

Decir que estoy hasta las narices de oír hablar de crisis, no es nada nuevo para vosotras. Especialmente para aquellas que, como a mí, nos ha metido una ostia morrocotuda. De esas que te dejan KO.

Este fin de semana, aprovechando el cumple de mi sobri, tuve la oportunidad de volver a uno de esos lugares donde, en vez de Bankia, primas de riesgo, paro, Grecia o Eurocopa, escuchas sonidos celestiales como un muuuuu (mugido de una vaca), los pío, pío de los pajaritos y el murmullo del río.

¿Suena demasiado bucólico, romántico e ideal? Pues así es el Valle de Fornela. Uno de los muchos PARAÍSOS (con mayúsculas de las gordas) de los que tenemos la inmensa fortuna de disfrutar en el Bierzo.

He de reconocer que el camino, de una hora desde Ponferrada, echa un poco para atrás. A las madrileñas les dará la risa. Pero aquí en el Bierzo este es un viaje para el que hay que preparar cierta infraestructura. Mi madre lleva una muda completaLo que conocemos como los porsiacaso.

Pues eso, el camino, jodidillo. Con varias bolsas cargadas de porsiacaso, es decir, paraguas, chubasqueros, jerseys, sandalias porsiacaso hace calor y botas de montaña porsiacaso hace frío. A ello, añadidle todo lo que un bichi de dos años puede necesitar para un día fuera de casa.

Hacía cinco años que no pisaba Fornela. Afortunadamente todo sigue en su sitio. Las florecillas silvestres de todos los colorines, ¡preciosas!; el verde de las praderas y la majestuosidad de las montañas que lindan con Asturias.

Llegada al Valle de Fornela.
Estas flores desprenden un aroma exquisito.
El valle está repleto de este tipo de flores de color amarillo.

Llegamos al Castro de Chano, un yacimiento arqueológico de castros prerromanos muy bien conservado y que te hace pensar en dos cosas: estos indígenas eran un poco enanos para meterse en estas casas tan pequeñas y ¡qué listines que eran!¡menudas vistas! Supongo que la ubicación sería por una cuestión estratégica, pero oye, que levantarte por la mañana y ver esto debía de ser la leche.

Yo, en uno de estos habitáculos, no cojo ni en posición fetal.
Vistas de las que disfrutaban indígenas bercianos. Evidentemente sin mi hermana, que se puso ahí para chafarme la foto.

El tema surgió (como no podía ser de otro modo). Allí estaba mi amiga Rosa, otra a la que la crisis le ha dejado mirando pa’Cuenca. Junto a su hermana regenta desde hace un año la Palloza del Castro de Chano ¡Otras valientes emprendoras que no se dan por vencidas tan fácilmente!

Con ellas hablamos un poco del temazo del momento, de lo divino y de lo humano, para acabar con el cuento de la lechera con final feliz. Como dos leonas luchan para que el negocio funcione. Creen en él y no me extraña. Tienen muchas razones para ser optimistas.

La Palloza del Castro de Chano, bonita por fuera y por dentro.

La ambientación, el olor a leña quemada y carbón, la música y la comida exquisita unidos al paisaje que se vislumbraba por la ventana hizo del cumple de mi sobri un auténtico cuento de hadas. Un kitKat antes de la vuelta al apocalipsis, a las huelgas, al conflicto minero, a los recortes… Un oasis en medio del desierto.

¡Os lo dije! La Palloza del Castro de Chano es bonita también por dentro.
Embutido y pimientos asados del Bierzo. No hay palabras para describir estos manjares y, si no, que se lo digan a Bichi, que se infló a chochizo.

Descubrir lugares donde no te sientes timada porque los precios son ‘normales’ y no los que te clavan en muchos establecimientos de turismo rural; paisajes donde parece que el tiempo se ha parado; donde aún se puede respirar aire puro y, lo que es mejor, ver volar a dos mariposas juguetonas (algo imposible en en el asfalto)… no tiene precio. Una cosa es verlas en los cuentos y otras al aire libre como lo hacían antes de que los insecticidas y la contaminación lo invadiesen todo.

Bichi flipó con las chosas (mariposas en el dialecto bichiano).

Fornela es conocida también por los platos de bacalao. Muchas personas viajan al valle ante la llamada de este reclamo.

Lo mejor es que en Peranzanes, un pueblo cercano, hay toda una infraestructura para acoger al viajero a precios supereconómicos. Existe un albergue municipal donde nos encontramos a Flor, una experta cocinera en el Bacalao al estilo de Fornela y en todo tipo de platos caseros. Prepara una sopa de cocido que hace relamerse al bichi más exquisito.

También existe la posibilidad de hospedarse en preciosos bungalows de madera, equipados con todo lo necesario para perderse unos días en el PARAÍSO.

Las florecillas silvestres son mi debilidad.
El aula de interpretación del Castro de Chano se encuentra justo al lado de La Palloza del Castro, que regenta mi amiga Rosa.
Un merendero a la entrada del yacimiento arqueológico.
Muy cerquita, en el pueblo de Guímara, se encuentra el nacimiento del río Cúa. Esta es una fuente ubicada en el merendero.

Quedarse sin vacaciones por culpa de la putacrisis es una jodienda hablando en plata. Por ello, os propongo que os animéis a pasar este verano por el valle de Fornela. Con muy poco dinero, las vacaciones tanto para mamás y papás como para bichis pueden ser inolvidables.

Entrada al Castro de Chano.

Cuando llegué a casa tuve que poner una lavadora ¡Qué modo más cruel de regresar a la realidad pura y dura!

No se puede disfrutar igual cuando sabes que en casa te espera faena. Creo que esta vez lo conseguí.
Anuncios

23 comentarios en “Fornela, un ‘kitkat’ en medio del ‘apocalipsis’

  1. Babeando me has dejado. Me has convencido completamente aunque Asturias ya era un objetivo que tenía en mente hace tiempo, lástima que mi “mochila delantera” que me acompaña 7 meses y medio ya, me impida ir hasta pasados unos meses, tal vez años, a ese paraíso…

    Me gusta

    1. Puedes ir perfectamente con el baby. Es un sitio ideal para ir en familia. Los bungalows están equipados perfectamente para ello.
      Tu baby te agradecerá el contacto con la naturaleza.

      Me gusta

    1. Guau. Desde luego que las fotos no dejan lugar a dudas de que estamos en el paraíso. Muchas gracias por tu aportación.

      Me gusta

  2. Merece mucho la pena! Además de en verano por el tiempo, diria que en otoño, por la cantidad de colores. Además han mejorao muchos tramos de la carretera hasta Ponferrada, asi que incluso en 45 minutos se puede llegar, sin falta de ir como un loco.

    Animo a todos a visitarlo!

    Me gusta

    1. Eso es cierto. La carretera está muy bien. Lo que pasa es que en mi familia nos gusta poco eso de coger el coche. Pero realmente desde Ponferrada es un paseo.

      Me gusta

  3. precioso relato pero en todo relato bueno falta algo y ese algo no es otra cosa que su maravillosa romeria en trascastro eldia 15 de agosto con sus danzas. dice:

    muy bonito el relato.sobre nuestro precioso valle per siento decirte que te has quedado un poco mucho corta en esplayarte mas sobre el valle.puesto que en el mes de agosto.hay una de las mas bonitas romerias en el pueblo de trascastro donde esta la capilla.sixtina de nuestro valle y donde esta nuestra querida virgencita tan querida y recordada x.los FORNELOS,y sin olvidarnos de las danzas.preciosas para aquel que nunca las haya visto.amo mi tierr,.mi zo

    Me gusta

    1. Sí, conozco esa romería. He estado en dos ocasiones. Eso merece un post exclusivo. Al igual que las danzas. ¡Son bellísimas!

      Me gusta

  4. precioso relato pero en todo relato bueno falta algo y ese algo no es otra cosa que su maravillosa romeria en trascastro eldia 15 de agosto con sus danzas. dice:

    como decia amo mi tierra,mi pueblo que es trascastro,mi valle en si que es una preciosidad en cualquier epoca del año.yo madrileño de adopción no dejo de venir una vez al mes.y no es un pesadez el viaje si no un placer tener que hacerlo pensando.a donde me dirijo,para mi la agonia empieza.el lunes.cuando.tengo.que partir.un saludo Luis.fornela.

    Me gusta

  5. Felicitaciones mil por la redacción y por el reportaje fotográfico, fijate que ya estoy deseando ir a conocerlo, en cierta ocasión solo llegue a Peranzanes. Gracias.

    Me gusta

    1. Pues un poquito más y llegas a Chano. Todo el valle es precioso, sin duda. Pero no te debes perder el castro. Si todavía continúas por la carretera un poquito más llegas a Guímara y ya muy cerca el nacimiento del río Cúa, con un paisaje alucinante.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s