Las mamis piscineras o mulas de carga

Hay varias tribus piscineras: los jubilados, los chulos de piscina, las chonis, los mírame y no me toques; los niños toca bowlings; los domingueros y las mulas de carga  o, lo que es lo mismo, las mamás.

Sí, nosotras, lasmamis, estamos el doble de agotadas en verano. Os lo digo yo que vengo sufriendo el síndrome piscinero desde hace dos años.

Esto es lo más parecido a una mamá en una piscina.

Los meses de julio y agosto son mortales cuando tienes un bichi. ¡Qué bonito era ir a la piscina con un toalla al hombro! Ja, ja, ja. Ahora mis hombros y mis riñones están doloridos, faltos de  cariño, de cuidados y de un buen fisioterapeuta.

¿Os suena de algo esta escena? A mí sí.

La logística piscinera cuando tienes un bebé es, en dos palabras, IM PRESIONANTE. El esfuerzo se multiplica con el número de hijos y se cuadriplica si decides llevarles, por poner un ejemplo muy común,  la merienda.

Si ya ir simplemente de paseo es, hablando en plata,  un coñazo por todo lo que tienes que llevar a cuestas, cuando vas a la piscina te da una risa que pa’qué. La megabolsa o bolsas se llenan con toallas; pañales; chupetes; biberones; baberos; un bañador, un bañador de repuesto; muda y remuda, por si hace frío al atardecer; nevera con comida; manguitos; juguetes variados; gorra; protector solar; peine; chanclas; etcétera.

Preparar una bolsa con la merienda no es algo baladí para una mamá piscinera.

A todo lo anterior tienes que añadir tus enseres personales, que con todo lo demás, tratas de reducir a la mínima expresión. Yo, por ejemplo, ya he optado por prescindir de fular y de hasta mi propia toalla. En realidad, ya no la necesito.

Eso de tumbarse como una lagartija a tomar el sol se acabó. Ahora me dedico a correr de un lado para otro como una loca de atar. Evitando que Bichi se tire al agua,  moleste a la buena gente, coja los juguetes que no son suyos, se quite la gorra, se caiga, se mee en la toalla del abuelo… Y sigo corriendo cuando quiero que meriende, echarle la pringosa crema protectora o se ponga el pañal y no enseñe sus vergüenzas. Dos días de piscina y ya estoy deseando que llegue el bendito otoño.

Bichi a punto de pegarse una ostia morrocotuda.

Cuando regreso a casa, me da otro ataque de risa. Je je je. Tengo que preparar la cena, la comida de mañana, poner una lavadora y limpiar lo justo para que mi casa no sea un estercolero.

Y, al día siguiente, vuelta a empezar. ¡Qué queréis que os diga! Pues que estoy deseando que llegue el otoño a ver si me quito este complejo de mula de carga que tengo. Ah, y el dolor de riñones.

Anuncios

4 comentarios en “Las mamis piscineras o mulas de carga

    1. Yo también te he echado mucho de menos. ¡Cómo se notaba tu ausencia en el Twitter! Yo estoy muy liada con el tema de la tienda. El 25 de julio tenemos un showroom solidario y estoy con todos los preparativos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s