Calzado infantil: Comprar con cabeza

Si hay algo que trae de cabeza a padres y madres, es la compra del calzado para peques. Desde mi experiencia como propietaria de Pepa Baby y como madre, hoy no os voy a hablar de marcas (sabéis que mi preferida es Bobux). Os vengo a asesorar sobre como adquirir zapatos infantiles de forma inteligente y también de desterrar algunos mitos y leyendas urbanas sobre las propiedades que debe poseer un buen calzado infantil, al margen de diseños y modas.

Vamos punto por punto y espero que os sirvan de ayuda.

1. Olvídate del calzado barato: puedes comprar en rebajas y menos pares, pero poco más. El precio medio de unos zapatos de piel de calidad más que aceptable ronda los 50 euros.  Fuera de eso (y he probado muchas marcas) no existe nada bueno, sobre todo para los primeros pasos, momento en el que es imprescindible salvarguardar los delicados pies infantiles. Estamos hablando de salud.

2. Compra dos pares por temporada: procura elegir calzado que sea fácil de combinar con la ropa con la que habitualmente vistes a tu hij@. Le servirán como máximo una temporada, por lo que es absurdo gastarse mucho dinero en algo que casi no vas a aprovechar. Piensa en comprar calzado para poner todos los días. Por lo tanto, debe ser muy cómodo.

3. Elige marcas de calzado infantil: numerosas marcas que fabrican calzado para adultos han sacado colecciones infantiles. Es decir, son los mismos zapatos de adultos pero en tallas pequeñas. Mi opinión es que sólo las marcas especializadas en calzado infantil tienen en cuenta las necesidades de los pies pequeños en sus diferentes etapas de crecimiento.

4. La talla adecuada: ni grande ni pequeña, la justa. Acude a tiendas que dispongan de un medidor de pies infantil. Es la opción más segura para elegir el número sin miedo a equivocarnos. Lo normal es que el pie disponga de unos dos centímetros entre la punta del dedo gordo y el zapato para crecer en “libertad”.

5. Olvídate de los zapatos rígidos: la sujeción tiene que ser ajustable pero flexible para propiciar que los huesos y los tejidos se desarrollen naturalmente. Así, por ejemplo, se fortalecerá el tobillo. Por eso es tan importante elegir calzado con corte bajo y no abotinado. Los zapatos menos rígidos dan al pie libertad de movimiento.

6. La suela sólo en la calle: permite a tu hij@ que camine descalzo por casa, incluso cuando empieza a dar los primeros pasos. Los pies de los bebés tienen una grasa que les protege del frío. En todo caso, puedes elegir zapatillas sin suela, pero con tejido antideslizante para evitar resbalones.

7. No rotundo a los puentes y las estructuras rígidas: algo muy habitual en el calzado infantil español, que sólo consigue deformar un pie que es como la plastilina. Los pies de los niñ@s son diferentes a los de los adultos y cambian radicalmente entre los 0 y los 5 años. Elige calzado con forma anatómica adaptada a cada etapa del desarrollo.

Mitos del calzado infantil
Mitos del calzado infantil
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s