La embarazada patológica

Tiene algo de cruel eso de que a las embarazadas se nos mande de turné por hospitales y centros de salud. A veces, me pregunto si realmente somos enfermas y me cuesta distinguir entre si están ‘patologizando’ el embarazo o naturalizando lo patológico (lo sé, se hace difícil entenderme).

Nunca me olvidaré de una charla sobre barreras arquitectónicas y discapacidad a la que acudí mucho antes de estar embarazada. En ella se nos dijo que todas las personas tenemos alguna discapacidad (yo varias) o que las podemos padecer a lo largo de nuestra vida, por ejemplo, en la vejez o durante el embarazo. Mmmm… mucho me hizo reflexionar aquello pero supe de lo que me estaban hablando en el mismo momento en que mi marido tuvo que calzarme.

Cuando estás embarazada esto se repite muy a menudo
Cuando estás embarazada esto se repite muy a menudo

Otras cosas que no pude hacer yo sola al final de los casi nueve largos y peores meses de mi existencia (lo siento pero fue así) fueron conducir, levantarme del sofá, agacharme, lavarme los pies en la ducha, correr, saltar, poner la lavadora en cuclillas… Bah, pequeñeces sin importancia 🙂 Bueno que mi movilidad se vio tan limitada que hubiera pagado porque se me adelantara el parto (de manera natural, claro).

Volví a sentirme yo misma el día que di a luz. Primero por las ganas que tenía de ver a mi bicho pero también porque aquella barriga de dimensiones sobrenaturales desapareciese. Puf, ¡qué alivio!

Volviendo al principio, me pregunto si es necesario que a las embarazas se nos mezcle con las personas enfermas mientras esperamos para hacernos los miles de análisis de sangre, de orina, de azúcar,… las ecografías, visitas a la matrona, las clases de preparación al parto (que, por cierto, se imparten en centros de salud), las basales, las revisiones trimestrales… y finalmente el parto (en el hospital, of course, al ladito de los quirófanos).

Empiezo a pensar que cuando se habla de la violencia obstetricia es con referencia a esta turné por centros sanitarios y no cuando una matrona te dice que no grites tanto en el parto. No sé yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s