Consejos para comprar calzado a los peques

¡Resolvamos el misterio!. Un dedo. Sólo un dedo.
Eso es lo que tiene que sobrar cuando compramos calzado para los peques. Con ello nos aseguramos que le durarán unos seis meses. Aunque, por supuesto, todo es relativo y cada niño y niña es un mundo en lo que se refiere al crecimiento.
Como no somos adivinas, lo mejor es tener en cuenta este truco.
El espacio suficiente para asegurar que el calzado no aprieta sus dedos, ni por delante ni a los lados, es de 0.7 cm o, lo que es lo mismo, 7 milímetros. Digamos que la distancia mínima entre el dedo más largo y el calzado al probar, debería ser 0,5 cm y la máxima 1,5 cm.
Ojo, los dedos no deben rozar la punta del zapato nunca ni el zapato debe “hacer chancleta” al caminar. Ni se te ocurra pensar en plantillas para que el calzado no quede holgado. En general, suelen incomodar bastante a los más pequeños.
En Pepa Kids tenemos medidores especiales y conocemos la morfología y las necesidades de los pies, gracias a marcas tan prestigiosas como Bobux y a sus consejos.

Para quienes no podéis venir a vernos, recordad:

  • Medir regularmente el pie. En bebés el crecimiento es muy rápido, pasando de un 15 a un 19/20 aproximadamente en 12 meses. Por eso no merece la pena comprar zapatos hasta el año de vida, cuando comienzan a dar sus primeros pasos. No sólo por eso sino también porque no lo recomiendan ni podólogos ni pediatras. El pie cuanto más libre mejor. Y, en casa, aunque ya camine lo mejor es que lo haga descalzado o con un calcetín o patuco antideslizante.
De los 15 meses a los 2 años los pies crecen un número cada 6 meses.
Desde los 2 o 3 años, medio número cada 3/4 meses hasta los 16 años aproximadamente, que los pies dejan de crecer.
En resumen, tendremos que cambiar de número cada 6 u 8 meses.
  • No compres zapatos que le queden grandes. No sirve de nada y habrás tirado el dinero. Siempre te arrepentirás si compras un número más del que necesitas. No podrás ponérselo casi con toda seguridad hasta pasados 4 meses en el que probablemente haya cambio de estación. Es decir, si estamos en agosto y quieres comprarle zapatos a tu hijo para la vuelta al cole, compra el número que utilice en ese momento. En un mes el pie crece, por lo general, sólo 3mm. Calcula que si tu hijo, de 5 años, utiliza ahora mismo un 30 (sobrándole un dedo por delante). Casi con toda seguridad, en primavera utilizará un 31. A veces, si encuentras una ganga, merece la pena arriesgarse.
  • Siempre horma ancha. Los pies tienen una forma triangular, siendo más anchos en la parte delantera. No compres zapatos estrechos si no quieres que sus pies se deformen antes de la vida adulta. Tienes que darte cuenta de que son tan moldeables como la plastilina. Hay personas que apenas tienen dedo meñique debido a que en la etapa de crecimiento utilizaron zapatos estrechos.
  • Comprar menos y comprar calidad. Mejor un par bueno y no cuatro malos. Compra marcas que te den la garantía de que detrás hay un equipo de podólogos y pediatras que colaboran en el diseño. Busca en internet opiniones de mamás, pregunta a tus amigas, a las personas expertas y compra en zapaterías infantiles. El calzado de tus hijo es una inversión en salud.
  • Mejor ir a tiro fijo. Si te gusta una marca, ¿por qué cambias? Es la mejor manera de no equivocarse en el número. Lamentablemente hay diferencias considerables en las tallas de unas marcas y otras.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s